4 de marzo de 2010

Homenatge a les donas lluitadores. Presentació del llibre de Soledad Real

En 1933 ingresa en la Juventud Comunista, organización juvenil del Partit Comunista de Catalunya (PCC), sección catalana del Partido Comunista de España (PCE) y en el Club Avanti de la Barceloneta. Con el estallido de la Guerra Civil, Soledad pasa a militar en las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU). Durante la guerra civil, Soledad fue la responsable de las mujeres del Comité Local de la JSU, concretamente en la "Comissió de la Dona de l'Executiu" cuya sede se encontraba en el Hotel Colón, en la Plaza Cataluña.

Estuvo en los campos de Le Pouligen i Moisdon de la Rivière, donde las condiciones eran infrahumanas. De vuelta al país por la fuerza, se dirigió a Barcelona, donde empezó la reorganización en la clandestinidad junto con otras compañeras, que también habían sido expulsadas de Francia, del partido comunista que en Cataluña se llamaba Partit Socialista Unificat de Catalunya (PSUC) y de sus juventudes.

Tras un año de esfuerzos por organizar el partido, el 23 de agosto de
1941 fue detenida Soledad y parte importante de su grupo, siendo conducidos por la policía a la comisaría de Vía Layetana donde recibieron todo tipo de torturas, humillaciones, vejaciones e interrogatorios a lo largo de 28 días. Su compañero sentimental y de partido, Josep Fornells, muere asesinado a golpes en esta comisaría. Sole tenía 24 años. De la comisaría, fue trasladada a la cárcel de mujeres de Les Corts, donde permaneció recluida hasta el verano de 1943.


En 1943 fue trasladada, tras una corta estancia en la prisión de Torrero de Zaragoza, a la prisión de Las Ventas en Madrid y de allí a la de Alcalá de Henares, donde la juzgó un tribunal militar junto a los más de cincuenta comunistas que componían su expediente. La condenaron a treinta años de cárcel por un delito contra la Seguridad del Estado.

Tras dos años en Las Ventas, en 1946, fue trasladada a la prisión de Málaga donde conoce a Manolita de Arco, y a través de ella comienza una relación epistolar con otro preso comunista que años después acabaría convirtiéndose en su marido, Francisco Rebato "Paco". La cárcel de Segovia fue una de las más insalubres. En ella se protagonizaría una de las huelgas de hambre con más repercusión del momento. Finalmente fue enviada a pasar el último año de prisión nuevamente a la cárcel de Alcalá de Henares.

El 16 de junio de 1957, dieciséis años después, Soledad salió en libertad condicional y se instaló en Madrid. Tenía la prohibición expresa de volver a Barcelona. Pasó a residir en el barrio del Lucero y se casó con "Paco" Rebato. En 1961 es detenido, nuevamente, su marido por actividades contra el régimen, y Soledad también conoce las penurias económicas ya que con su pequeño sueldo debe sobrevivir y viajar para visitar a Paco en las distintas prisiones a las que éste es enviado.

A partir de 1965 el régimen franquista impulsa (dirigida por la sección
femenina) la creación de asociaciones de amas de casa. El Partido Comunista, para poder infiltrarse en asociaciones legales, insta a sus militantes para que participen en dichas asociaciones, creando lo que se llamó "Movimiento Democrático de Mujeres". Sole entra en la asociación planteando debates polémicos como carestía de vida, guarderías, colegios, mercados y todo aquello de lo que carecía el barrio. Empieza el proceso de concienciación feminista que le acompañará el resto de su vida. En 1970 participa en la Asociación Castellana de Amas de Casa y Consumidoras, y frecuenta el Club de Amigos de la UNESCO (CAUM). Fue cogiendo cada vez un papel más importante en las diferentes asociaciones hasta que organizó un trabajo de sensibilización y organización en su barrio, luchando por un local propio para las mujeres para, una vez conseguido, crear el Centro Cultural de las Mujeres del Lucero. Hoy todavía existe.

Por problemas de salud, se traslada a vivir a Barcelona para estar cerca de sus familiares. Una vez aquí entra en contacto con la Fundació Pere Ardiaca que la hace socia de honor y tiene el privilegio de poder contar con ella para la organización de varios actos donde se resaltan los valores de la República y la importancia de dar la palabra a todas/os aquellas/os que sufrieron la más terrible de las represiones, la falta de libertad.

La madrugada del martes 6 de febrero de 2007 murió Soledad Real a la edad de 89 años. Recuperar su ejemplo nos parece importante, máxime cuando después de toda una vida de lucha por una sociedad más justa, no consiguió nunca lavar su expediente y recibir el homenaje institucional que sin duda merecía.

Sobre su vida se han editado dos libros:

"Las cárceles de Soledad Real" de Consuelo García.
Ed. Alfaguara 1982
Se trata de una visión personal de la autora sobre la vida de Soledad.

"Soledad Real (1917)" de Fernando Hernández Holgado. Biblioteca de Mujeres.
Ediciones del Orto 2001 Es una pequeña semblanza del personaje.
Y ha dado inspiración a otros, como por ejemplo "La voz dormida"
(Alfaguara-2002) de Dulce Chacón.

Esperamos vuestra asistencia.

9 de marzo de 2010 - 19:00 horas
Biblioteca Central (sala Ramón Llort)
C/ Mossent Andreu nº 13 Cornellá de Llobregat


Un saludo.

Grupo Comunicación

Local: C/ Virgen del Pilar nº 25
Telf.-933771778
Despacho Grupo Municipal EUiA:
Telf.-933770212 Extensión -706
Lunes de 17 a 18 horas.

No hay comentarios:

Si te gusta no lo dudes ¡Pásalo!